El Partenón, el periplo histórico de una obra de arte universal.

Las grandes obras artisticas son reconocidas por todos como elementos singulares de la cultura universal. Es deber de todo el mundo intentar preservarlas y conservarlas para futuras generaciones. Para ello tenemos importantes organismos nacionales e internacionales que velan por ellas y, en algunos casos debido a su importancia, estas obras alcanzan la consideración más elevada que pueden recibir, la declaración de Patrimonio Universal por al UNESCO.

Este es el caso de uno de las grandes obras del arte univerasl, el Partenón de la Acrópolis de Atenas, el templo griego más famoso de la cultura Griega Clásica. Su importancia histórica y su belleza plástica es súmamente conocida y celebrada por todo el mundo, pero el periplo histórico de este singular edificio es desconocido para el gran público y no desmerece nada a su importancia estética.

El partenón fue edificado en el siglo V a. C. durante el mandato de Pericles en la Polis de Atenas, su director artístico fue el gran escultur Fidias y sus arquitectos los afamados Ictinos y Calicrates. Lo que muy poca gente sabes es que esta grandíssima, y cara obra de arquitectura y escultura es fruto de uno de los mayores casos de corrucción política de la historia ya que Pericles lo construyó empleando los fondos del tesoro de la Liga de Delos, una alianza militar de la que Atenas era la principal ciudad. Pericles realizó un gran desfalco robando los fondos destinado para la defensa mutua de estas polis para edificar su gran templo y Fideas, el director de las obras, también consiguió un importante lucro pdrsonal con la acción, lo que le valió, entre otras cosas, el destierro de Atenas.

El comienzo de la vida de este edificio es un poco “accidentado”, como hémos podido ver, pero la historia posterior lo es mucho más.

Cuando el emperador romano Teodosio “El Grande” suprimió el culto pagano  hacia el 390 de nuestr era, el templo fue requisado por los cristianos quienes lo transformaron en la Iglesia de Santa Sofía, construyendo un ábisde y secristia en el conjunto. Esto se suma al atentado que el templo había sufrido años antes donde las esculturas con desnudos habían sido destruídas por antentar contra la moral de la nueva religión cristiana.

Posteriormente, con la llegada de los cruzados en el siglo XIII, los francos crearon un principado latino en la zona y transformaron la iglesia ortodoxa en una catedrál Católica, añadiendo un campanario a la estructura preexistente.

Con la llegada de los Turcos Otomano, a mediados del sigloXV, el Partenñon se transformará en mezquita, serán suprimidos los sísmbolos cristianos y se añadirá un alminar a la estructura.

Más tarde en 1687 durante el conflicto entre Otomanos y Venecianos el Partenón se transformará en Polvorín, ya que la Acrópolis de Atenas fue empleada como fortaleza por los turcos, el almirante de la flota veneciana Morosini bombardeó el edificio para destruir el arsenal militar otomano. El destructor del Partenón fue precisamente uno de sus grandes amantes, que lo había conocido  admirado años antes del conflicto.

El último ultraje que sufrió el edificio fue a inicios del siglo XX cuando el embajador británico ante el sultán turco, Lord Elgin, arrancó la mayoría de las piezas escultóricas que aún se mantenían en el edificio para trasladarlas al Museo Británico, esta colección de miezas se conoce con el nombre del expoliador, los Mármoles de Elgin, y constituyen el caso más conocido de disputas internacionales entre países, en este caso Grecia y Reino Unido, por la posesión de obras de arte. Debemos añadir que como nota curiosa al respecto que no es el único caso en la colección de este museo, ya que todo el Museo Británico es el resultado del expolio de civilizaciones y culturas antiguas por parte del Reino Unido durante su expansión colonial del siglo XIX. No hay nada Británico en el Museo Británico.

En la actualidad el frente sobre las esculturas del Partenón sigue abierto y no se preveé una pronta soloción.

podéis analizar la historia de este edificio y el contencioso sobre las esculturas arrancadas en el pequeño corto documental realizado por el gran cineasta griego Costas Gavras que se proyecta en el Museo de la Acrópolis de Atenas, donde tiene una sala preparada para el retorno de las esculturas robadas por los Británicos.

Al final del video se recita en Inglés el poma del poeta Lord Byron “La Maldición de Minerva”, de 1811 donde se critica la mutilación de Lord Elguin, en este enlace tenéis la tradución en español del poema  \”La Maldición de Minerva\” Lord Byron, 1811.

Santiago Gómez

…que las futuras generaciones puedan mirar las formas que les legamos y sientan la misma emoción que yo siento al mirar el Partenón…

Philip Johnson, arquitecto estadounidense ligado al Movimiento Moderno.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Temas de Arte

Una respuesta a “El Partenón, el periplo histórico de una obra de arte universal.

  1. nicole

    esta buenisimo asi me puedo enterar de muchas cosas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s